Archivo de la etiqueta: Radioaficionados

La nueva Red Nacional de Radio de Emergencia

El pasado 31 de Octubre de 2018 se publicó en el Boletín Oficial del Estado la “Orden INT/1149/2018, de 29 de octubre, por la que se regula la organización y el funcionamiento de la Red Nacional de Radio de Emergencia”, que viene a actualizar la anterior normativa de la Red Radio de Emergencia –REMER– basada en la “Resolución General de la Dirección General de Protección Civil sobre Ordenación de la Red Radio de Emergencia (REMER)” y sus correspondientes Instrucciones de Desarrollo, ambas datadas en el año 1986.

La adecuación normativa se produce dos años después de la entrada en vigor de la “Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil”, en la que se indica expresamente que “la red de comunicaciones de emergencia formada por radioaficionados voluntarios podrá complementar las disponibles ordinariamente por los servicios de protección civil”, por lo que llega en un momento oportuno que además se ve reforzado por la ya existente participación de la REMER en los Planes Estatales de Protección Civil para Emergencias por Incendios Forestales, ante el Riesgo Volcánico, ante el Riesgo de Inundaciones y ante el Riesgo Sísmico.

La elevación de la normativa al rango de Orden Ministerial constituye el reconocimiento a la REMER como un instrumento esencial en el Sistema Nacional de Protección Civil, tal y como se expresa en la nota de prensa publicada por el Ministerio del Interior con motivo de la firma de la Orden Ministerial. Por otro lado, también se reconoce a la Red como instrumento de efectiva y solidaria participación ciudadana en el esfuerzo colectivo de la protección civil.

En este artículo se analizan los cambios y las novedades que implican esta actualización normativa, especialmente desde un punto de vista organizativo y operativo, habiéndose de tener en consideración que la OM todavía ha de desarrollarse con sus correspondientes Instrucciones de Desarrollo, que deberán elaborarse por la Subsecretaría de Interior o de forma delegada por la propia Dirección General de Protección Civil y Emergencias (DGPCE).

Definición de la REMER

Una de las principales novedades contempladas en la nueva OM es el cambio de denominación de la REMER, que aún manteniendo las mismas siglas pasa a llamarse “Red Nacional de Radio de Emergencia”. Con este cambio se pretende enfatizar el carácter nacional de la Red, dando mayor peso a la DGPCE en la gestión y coordinación de la misma pero manteniendo a la vez su dependencia y control por parte de las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno.

En la definición se indica expresamente que la REMER es una red alternativa y complementaria a otras redes de comunicaciones utilizadas por la DGPCE. Es decir, como novedad respecto a la normativa anterior, se deja de hacer referencia expresa a la complementariedad de la obsoleta Red de Mando (REMAN), aumentando por tanto la flexibilidad en sus misiones.

Objetivos de la REMER

En la OM se expresa la vital necesidad de tener prevista la activación de medios de comunicación adicionales que puedan suplir o complementar a los que puedan haberse visto afectados en una situación de emergencia. En ese sentido, la REMER se constituye como una capacidad estatal de apoyo al Sistema Nacional de Protección Civil, más allá de su antigua misión de la facilitar la actuación de la REMAN. Específicamente, se define la misión de recoger información relevante sobre cualquier situación de emergencia, es decir, se conforma a la Red no solamente como sistema  alternativo y complementario de comunicaciones sino también como elemento captador de información sobre emergencias, tanto para la DGPCE como para las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno.

Composición de la REMER

Como ya sucedía con la normativa anterior, la REMER la seguirán formando radioaficionados debidamente acreditados que al ingresar en la Red adquieren el carácter de colaboradores voluntarios permanentes del Sistema Nacional de Protección Civil. La distinción entre colaborador voluntario permanente y voluntario es importante porque los colaboradores de la REMER siguen quedando por tanto fuera del ámbito de la “Ley 45/2015, de 14 de octubre, de Voluntariado”.

Los colaboradores de la REMER utilizarán sus propios medios de radiocomunicaciones para el cumplimiento de las misiones que les sean encomendadas, aunque como se verá más adelante, la DGPCE también proveerá de medios de radiocomunicaciones adicionales en la forma de repetidores y estaciones de radio en los centros de coordinación.

Como novedad de interés, la OM estipula que la DGPCE podrá determinar el número máximo total de colaboradores de la REMER a nivel nacional, lo que en la práctica es un instrumento de control adicional en el proceso de altas, bajas y renovaciones en la Red, gestionado desde las Unidades de Protección Civil de las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno.

Dependencia de la REMER

La REMER sigue dependiendo de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, a través de su Centro Nacional de Seguimiento y Coordinación de Emergencias (CENEM), heredero del antiguo Centro de Coordinación Operativo al que se hacía referencia en la normativa anterior.

No obstante a lo anterior, la REMER recibirá sus instrucciones del Delegado o Subdelegado del Gobierno de la provincia de encuadramiento, a través de las Unidades de Protección Civil. En este sentido y respecto a la normativa anterior, se deja de hablar de esquemas de dependencia orgánica, funcional y territorial, pasando a un esquema fundamentalmente operativo que sigue asegurando la adecuada coordinación entre la DGPCE y las Unidades de Protección Civil en lo referente al funcionamiento de la Red.

Como novedad importante, en la OM se hace referencia expresa a que la DGPCE velará por amparar a los colaboradores de la REMER a través de un seguro colectivo que los cubra cuando hayan sido movilizados para el cumplimiento de sus misiones. Aunque este seguro ya existía de facto, su establecimiento y renovación pasan a ser de obligado cumplimiento.

Funcionamiento de la REMER

En lo referente a la estructura de la Red, como veremos no existen cambios significativos respecto a la normativa anterior en lo que respecta a la definición de las estaciones de la red, aunque sí los hay en la definición de las mallas.

El elemento principal de la Red sigue siendo la estación directora central ubicada en el CENEM de la DGPCE.  Se mantienen también las estaciones directoras provinciales en los CECOP o ubicaciones equivalentes de las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno, así como las estaciones de zona de carácter opcional y de acuerdo a la estructura territorial con la que se organice cada provincia. Finalmente y al nivel de los propios colaboradores, se diferencia entre las estaciones fijas de radioaficionado destinadas a recoger y transmitir información y las estaciones móviles y portátiles de radioaficionado, destinadas a la misma misión que las fijas pero con la tarea adicional de ampliar la cobertura de la red donde ésta no exista o se haya visto degradada.

La OM contempla como novedad la definición expresa de dos mallas de comunicaciones que definen el funcionamiento de la REMER, una de carácter nacional y otra de carácter provincial.

La malla nacional servirá para conectar el CENEM de la DGPCE con los CECOP provinciales de las Unidades de Protección Civil, especificándose además que se dotará a dichos centros de los medios técnicos que permitan el enlace con el CENEM, previsiblemente en forma de estaciones de radio de VHF y HF. Es de esperar que esta malla, de carácter eminentemente estratégico, pueda servir además como elemento componente o alternativo de la Red Nacional de Información sobre Protección Civil (RNI) y de la Red de Alerta Nacional de Protección Civil (RAN), cuyas arquitecturas se definirán en el Plan Nacional de Interconexión de Información en Emergencias, que elaborará el CNSCE previo acuerdo del Consejo Nacional de Protección Civil. Por otro lado y por la propia definición que se da a la malla nacional, es de esperar que todas las comunicaciones entre los colaboradores de la REMER y el CENEM pasen previamente por el CECOP provincial correspondiente y que solamente existan comunicaciones directas en casos excepcionales o como apoyo a los enlaces entre centros.

Por otro lado, en cada provincia se define una malla provincial destinada a conectar el CECOP de la Unidad de Protección Civil correspondiente, constituido como estación directora provincial, con los colaboradores REMER de su provincia. Esta malla es de ámbito eminentemente táctico y su misión primordial es facilitar la coordinación de la respuesta a la situación de emergencia. Si los CECOP se equipan con estaciones de radio HF, se abre la posibilidad de establecer mallas provinciales NVIS, lo que a su vez requerirá una ampliación del espectro asignado en esta banda a la DGPCE.

Finalmente y como ya sucedía con la organización normativa anterior, la estructura de la REMER en cada provincia será propuesta por los Jefes de las Unidades de Protección Civil para su aprobación por los correspondientes Delegados o Subdelegados del Gobierno.

Activación de la REMER

La potestad para la activación de la REMER se mantiene en el Director General de Protección Civil y Emergencias en el ámbito nacional y en los Delegados y Subdelegados del Gobierno para el ámbito de una comunidad autónoma o de una provincia.

Como novedad, la OM especifica en detalle cuáles pueden ser las circunstancias de activación de la Red, como la necesaria y urgente necesidad de recogida de información específica sobre una situación de emergencia o la necesidad de proporcionar soporte de comunicaciones tanto al resto de intervinientes en la emergencia como a la población que pueda verse afectada por la misma, cuando los canales normalmente disponibles estén limitados. El apoyo directo a la población ha de considerarse por tanto como una novedad importante en las misiones de la REMER y en cualquier caso, la clara definición de los supuestos de activación deberá reflejarse tanto en los planes operativos como en los ejercicios y simulacros a desarrollar por la Red. Se reserva además una capacidad discrecional de activación tanto para el Director General de Protección Civil y Emergencias como para los Delegados y Subdelegados del Gobierno.

Otra novedad de especial interés en este ámbito es la posibilidad, con la mediación del Consejo Nacional de Protección Civil y con la autorización previa de los Delegados y Subdelegados del Gobierno correspondientes, de promover iniciativas conducentes a la colaboración de la REMER en el ámbito operativo de los planes territoriales y especiales de emergencias de carácter autonómico y local. Es decir, se abre la puerta a la inclusión de la REMER como recurso adicional de la Administración General del Estado en dichos planes, tal y como ya sucedía con otros organismos como el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil o la Unidad Militar de Emergencias. En cualquier caso, la participación de la REMER en dichos planes se produciría siempre bajo sus procedimientos operativos y estructura jerárquica y funcional, tal y como sucede con el resto de organismos de la AGE antes mencionados.

Uso de los elementos de la REMER

En la definición y uso de los elementos componentes de la REMER existen novedades importantes, diferenciándose los elementos privados (equipos de los propios colaboradores) de los elementos de titularidad pública (infraestructura desplegada por la DGPCE).

La OM especifica que los colaboradores REMER usarán exclusivamente sus equipos de radio para los que disponen de la preceptiva autorización, empleado las frecuencias de radio atribuidas específicamente a la DGPCE para estos fines y enfatizando que solamente se podrán utilizar los modos de trabajo definidos en dichas atribuciones. Por un lado, este artículo viene a subrayar la necesidad de disponer y utilizar frecuencias separadas de las atribuidas a los segmentos de radioaficionados, para asegurar el cumplimiento de las misiones de la REMER en condiciones de mínimas interferencias con otros usuarios. En este punto hay que recordar que los colaboradores de la REMER operan como tales en las frecuencias atribuidas a la DGPCE, no como radioaficionados, por lo que no deben de existir conflictos con la reglamentación específica de radioaficionados (Orden IET/1311/2013, de 9 de julio, por la que se aprueba el Reglamento de uso del dominio público radioeléctrico por radioaficionados). Por otro lado, se especifican claramente los modos de trabajo a utilizar, es decir, tanto los esquemas de modulación como el ancho de banda utilizado en las transmisiones, con el objetivo de asegurar la interoperabilidad entre todas las estaciones de la Red.

Como novedad importante respecto a la normativa anterior, desaparece la posibilidad de cesión ocasional de las frecuencias asignadas a la DGPCE a entidades colaboradoras de Protección Civil.

Con la nueva OM se mantiene la posibilidad de utilizar las bandas atribuidas al servicio de radioaficionados para la transmisión de información en emergencias y de que la DGPCE pueda requerir la colaboración de cualquier radioaficionado en dichas bandas, de acuerdo a lo estipulado en el Artículo 7 bis de la “Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil”, que regula el deber de colaboración de los ciudadanos y las personas jurídicas en la protección civil en caso de requerimiento de la autoridad competente.

En lo referente a los elementos de titularidad pública y como ya se ha indicado en el apartado de funcionamiento de la REMER, se especifica que la DGPCE podrá determinar el despliegue de estaciones de radio en los CECOP para facilitar las tareas de coordinación.

Por otro lado, la DGPCE vuelve a asumir el control y propiedad de la red nacional de estaciones repetidoras con el compromiso de conseguir la mejor cobertura de las radiocomunicaciones de la REMER en todo el territorio nacional, reservándose además la posibilidad de desplegar infraestructuras de comunicaciones de otros tipos. Esta importante novedad implica que la DGPCE asumirá el mantenimiento de las estaciones repetidoras (hasta ahora a cargo del Ministerio de Política Territorial y Función Pública), determinará las ubicaciones más apropiadas de las mismas y podrá establecer convenios o contratos con entidades propietarias de ubicaciones de interés para el despliegue de las estaciones repetidoras. Estas tareas, que enfatizan el carácter nacional de la Red, se realizarán siempre en coordinación con las Unidades de Protección Civil y debido a su envergadura es de esperar que se apoyen en grupos de trabajo asesores formados tanto por miembros de la REMER como por otros expertos en radiocomunicaciones.

Finalmente, otra importante novedad es la posibilidad que abre la OM para que las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno concierten convenios con los Ayuntamientos para que los colaboradores de la REMER puedan utilizar las instalaciones de éstos al objeto de mejorar el cumplimiento de sus misiones encomendadas. De esta forma y siempre bajo el convenio que corresponda, por ejemplo los colaboradores de la REMER podrían hacer uso de salas de reuniones municipales o incluso utilizar ocasionalmente sus infraestructuras para mejorar la cobertura de radiocomunicaciones de la Red.

Procedimientos de ingreso y permanencia en la REMER

Las condiciones para el ingreso en la REMER tienen algunos cambios, pudiendo realizarlo ciudadanos españoles y extranjeros mayores de edad y residentes en España, que sean titulares de una autorización de radioaficionado en vigor y que no hayan sido sancionados por las infracciones contempladas en el reglamento de radioaficioandos. Como novedad, se especifica que aquellos antiguos colaboradores REMER que hubieran causado baja por expediente, no podrán solicitar el nuevo ingreso hasta que hayan transcurrido cinco años. Otra novedad importante es que, en el proceso de solicitud, el futuro colaborador se compromete a prestar su dedicación plena en casos de emergencia.

Respecto al procedimiento de ingreso en la REMER, la gran novedad es la posibilidad de presentar la solicitud de ingreso telemáticamente a través de la sede electrónica del Ministerio del Interior. Alternativamente, se podrá presentar en la Delegación o Subdelegación del Gobierno de la provincia de residencia del interesado, o en cualquiera de los puntos de atención al ciudadano contemplados por la legislación vigente. Las solicitudes de ingreso serán resueltas por la DGPCE, previa consulta con la Delegación o Subdelegación del Gobierno correspondiente, en un plazo no superior a tres meses.

En lo relativo al procedimiento de renovación, las solicitudes se podrán cursar por los mismos medios anteriormente expuestos y serán resueltas de forma similar, con la consideración adicional de que se tendrá en cuenta el cumplimiento, por parte del solicitante, de los deberes recogidos en la propia OM.

En la OM se describen con detalle las características de la tarjeta de identificación personal emitida por la DGPCE y que acredita al portador como colaborador de la REMER en el ámbito exclusivo de las actuaciones que tenga encomendadas. Es decir, la nueva OM hace hincapié en que dicha tarjeta solamente tiene efectos identificativos y siempre y cuando su portador sea un colaborador de la REMER activado por la autoridad correspondiente, que además será responsable de su buen uso.

Derechos de los colaboradores REMER

Entre los derechos de los colaboradores REMER figuran varios ya contemplados en la normativa anterior, como disponer de la acreditación anteriormente descrita otorgada por la DGPCE, utilizar los valores de frecuencia asignados por la DGPCE, participar en actividades formativas, ejercicios y simulacros, recabar información y asesoramiento de la Unidad de Protección Civil de su provincia y recibir el apoyo necesario de las autoridades, sus delegados, agentes y funcionarios de las distintas Administraciones Públicas para el cumplimiento de sus misiones.

En lo relativo a la formación, como novedad se hace referencia expresa a los cursos de formación y perfeccionamiento impartidos por la Escuela Nacional de Protección Civil (ENPC), por lo que es de esperar que exista una reserva de plazas para colaboradores REMER en su catálogo de cursos. Otra novedad es la posibilidad de participación en grupos de trabajo que puedan ponerse en marcha sobre iniciativas concretas, tanto a nivel de la DGPCE como de las Unidades de Protección Civil.

Finalmente, otra novedad importante en el apartado de los derechos de los colaboradores es el de obtener el respeto y reconocimiento por el valor social de su contribución, algo que en cierta medida ya se venía realizando mediante la entrega de diplomas personales de reconocimiento a los colaboradores de la Red en las distintas Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno y que se seguirá manteniendo y consolidando con la entrada en vigor de la nueva OM.

Deberes de los colaboradores REMER

Entre los deberes de los colaboradores REMER figuran algunos ya existentes en la normativa anterior, como prestar la colaboración voluntariamente comprometida y en el tiempo asumido como miembros de la Red a las autoridades estatales en materia de protección civil y a sus delegados, abstenerse de tomar decisiones no propias de la función comprometida, informar a su estación directora provincial de hechos o mensajes de interés, guardar confidencialidad y reserva en el ejercicio de sus funciones y no realizar gestiones de ningún tipo sin haber obtenido la previa autorización.

Como novedad importante, en la OM se especifican nuevos deberes adicionales. El primero de ellos es la participación activa en al menos un tercio de los ejercicios de adiestramiento y actividades de actualización de conocimientos organizados por las Unidades de Protección Civil. Es de esperar, por tanto, que las propias Unidades de Protección Civil pasen a ser parte activa en la formación de los colaboradores.

También se especifican como deberes adicionales la necesidad de actuar de forma diligente y solidaria, el uso debido de la acreditación y distintivos, el respeto y cuidado de los recursos materiales puestos a disposición de los colaboradores y el rechazo a cualquier contraprestación material derivada de sus actuaciones, exceptuando el posible apoyo ciudadano recibido en cuanto a medios de subsistencia necesarios para cumplir su cometido.

Dentro de la necesaria confidencialidad y reserva derivada del cumplimiento de sus misiones, la OM especifica claramente que los colaboradores no podrán publicar información sobre las actividades de la Red en prensa escrita, medios electrónicos de difusión masiva o foros públicos, sin la previa autorización por escrito del Director General de Protección Civil y Emergencias. Con esta iniciativa se pretende controlar la publicación de información sensible sobre la Red en sitios públicos de Internet o en aquéllos de acceso restringido en los que no exista un control de acceso a personas ajenas a la Red.

En la OM se indica que todo incumplimiento de los deberes de los colaboradores podrá motivar el inicio de un expediente revocatorio de ingreso en la Red.

Conclusiones

La nueva Orden Ministerial reguladora de la Red Nacional de Radio de Emergencia supone un importantísimo impulso a la REMER por parte del Ministerio del Interior y por ende de la Administración General del Estado. La normativa anterior de la REMER, datada en los años 80, había quedado claramente desfasada frente al rápido desarrollo y evolución del actual Sistema Nacional de Protección Civil.

La Red Nacional de Radio de Emergencia nace con una vocación plena de red nacional al servicio tanto de la DGPCE como de las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno y es de esperar que se constituya en un importante instrumento de información sobre emergencias para las autoridades competentes en la materia, fomentando así mismo la participación ciudadana en las actividades de protección civil.

En los aspectos técnico y operativo, la nueva normativa proporciona instrumentos de adecuación al uso de nuevas tecnologías de comunicaciones y la flexibilidad necesaria para la integración de la REMER no solamente en los Planes Especiales de Protección Civil y en los planes de las Unidades de Protección Civil a nivel provincial, sino también en los planes territoriales y municipales, previa mediación del Consejo Nacional de Protección Civil. Se avanza además en los necesarios aspectos formativos para los colaboradores de la Red y se consolidan tanto sus derechos como sus obligaciones.

En definitiva, la nueva Orden Ministerial actualiza a la REMER a nivel tanto organizativo como operativo, permitiendo su completa integración en el marco del nuevo Sistema Nacional de Protección Civil español del siglo XXI.

Ismael Pellejero

Colaborador de la Red Nacional de Radio de Emergencia –REMER–

Referencias normativas:

Share Button

Grande-Marlaska consolida la Red Nacional de Radio de Emergencias (REMER) como instrumento fundamental en el Sistema Nacional de Protección Civil

 

El ministro del Interior ha firmado una Orden Ministerial que regula su organización y funcionamiento para adecuarla a la Ley del Sistema Nacional de Protección Civil de 2015

La REMER está integrada por más de 3.500 radioaficionados vinculados de modo voluntario y altruista a la Dirección General de Protección Civil y Emergencias

Constituye un sistema de comunicaciones alternativo y complementario a las redes de comunicación oficiales.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha firmado una Orden Ministerial, publicada hoy en el Boletín Oficial del Estado, con la que se consolida la Red Nacional de Radio de Emergencias (REMER) como un instrumento esencial en el Sistema Nacional de Protección Civil.

La REMER  fue creada en la década de los años 80, mediante Resolución de la Dirección General de Protección Civil, por lo que era necesario adaptarla a la Ley 17/2015, de 9 de Julio, del Sistema Nacional de Protección Civil. Cuenta ya con más de 3.500 radioaficionados vinculados de modo voluntario y altruista a la Dirección General de Protección Civil y Emergencias.

Los cambios producidos en el Sistema Nacional de Protección Civil desde la creación de la REMER, así como la experiencia acumulada en sus años de funcionamiento, aconsejaban su adecuación y transformación, con el fin de mejorar su eficacia y encuadre en el citado Sistema.

Con esta nueva regulación, la REMER se consolida como un recurso más del Sistema Nacional para la respuesta a las emergencias, dentro de los que dispone la Administración General del Estado. Dependerá de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, a través del Centro Nacional de Seguimiento y Coordinación de Emergencias (CENEM), pudiendo ser dirigida en sus ámbitos provincial y regional por las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno respectivas.

Esta norma recoge también las recomendaciones de la Organización Internacional de Comunicaciones a los países miembros, en el sentido de contar con los radioaficionados para operaciones en situaciones de emergencia.

MÁS DE 3.500 VOLUNTARIOS

La REMER, integrada por más de 3.500 radioaficionados españoles y también extranjeros residentes en España, vinculados de modo voluntario y altruista a la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, constituye un sistema de comunicaciones alternativo y complementario a las redes de comunicación oficiales, que permite la recogida de información relevante sobre cualquier situación de emergencia y la transición de mensajes a aquellos destinatarios que no dispongan de otros medios de comunicación operativos.

En los Planes de emergencia y en las actuaciones de Protección Civil en situaciones de emergencia, y en el campo de las redes de comunicaciones, la REMER desempeña un papel importante fruto de la “profesionalidad” y responsabilidad demostrada por sus componentes. Desde su creación, la  REMER ha colaborado en grandes emergencias acaecidas en nuestro país, así como en eventos extraordinarios.

Sus miembros son colaboradores permanentes de Protección Civil y aceptan por tanto sus normas, para el cumplimiento de las misiones que les son encomendadas, lo que imprime un carácter singular y de esfuerzo cooperativo del citado colectivo y constituye una muestra de la participación ciudadana, además de configurarse como un pilar básico del Sistema Nacional de Protección Civil.

Con el fin de mantener su operatividad, realizan periódicamente ejercicios y simulacros, así como pruebas rutinarias de enlaces-radio, con el fin de comprobar las coberturas radioeléctricas de los Centros de Coordinación Operativa de las Delegaciones o Subdelegaciones del Gobierno y obtener una preparación adecuada para cuando se presente una situación de emergencia en la que tengan que participar.

Fuente: Ministerio del Interior (España), 31/10/2018.

Share Button

La REMER de Murcia celebra su encuentro anual de radioaficionados en el Mar Menor

Unos 200 radioaficionados pertenecientes a la Red de Radio Emergencia de Protección Civil se reunieron este domingo en el Mar Menor para celebrar su XXXI Encuentro REMER, una cita que estos voluntarios realizan cada año en una zona distinta de la Región. En esta ocasión, primero fueron recibidos por el alcalde de San Javier, José Miguel Luengo, en el Ayuntamiento de este municipio, y después se desplazaron a las instalaciones de la Academia General del Aire, donde los militares ofrecieron una visita guiada.

Más tarde tuvo lugar la tradicional comida de hermandad presidida por el delegado del Gobierno en Murcia, Diego Conesa, el coronel director de la Academia General del Aire, Miguel Ivorra, el coordinador nacional de Remer, Jorge de Castro, y el jefe de Protección Civil en la delegación del Gobierno, Juan Lorente. Conesa quiso trasladar su confianza hacía estos voluntarios, a quienes toda la sociedad “debemos estar agradecidos” por entregarse a ella siempre que necesita su ayuda.

Tras la comida, fueron galardonados varios miembros de REMER como premio a su constancia durante años en la Red. Este colectivo está formado por radioaficionados que prestan sus equipos, vehículos y tiempo –todo de manera altruista y sin ningún tipo de remuneración a cambio- cuando se producen situaciones de emergencia. De hecho, a lo largo de los últimos 40 años, han participado activamente ayudando en las comunicaciones en graves situaciones como inundaciones o durante los terremotos de Lorca, cuando las transmisiones oficiales se saturaron.

Se da la circunstancia de que estos radioaficionados mantienen todavía sus comunicaciones en analógico, y aunque ya están realizando pruebas en el nuevo sistema digital DMR, la intención es la de mantener el tradicional puesto que, se ha demostrado, que cuando las comunicaciones dependientes de las nuevas tecnologías tienen caídas, las analógicas siguen funcionando sin ninguna alteración.

Fuente:

La REMER celebra su encuentro anual de radioaficionados en el Mar Menor (La Opinión de Murcia, 14/10/2018).

Share Button

Una afición que tiene premio: Una veintena de radioaficionados de Protección Civil reciben el reconocimiento del Estado

La sede de la Delegación del Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria acogió ayer un sencillo acto en el que una veintena de radioaficionados de la Red Radio de Emergencia (REMER) de Protección Civil fueron distinguidos por la labor que desempeñan desde hace años de manera altruista.

Los pinitos de Antonio Naranjo Naranjo como radioaficionado comenzaron cuando un amigo de su hermano llevó a su casa una emisora de radio. Él apenas contaba con 16 años y, desde entonces no se ha separado del aparato que le acompaña hasta en el coche y gracias al cual ha podido ayudar en situaciones delicadas en las que incluso llegaron a estar vidas en juego. Entre otras cosas, porque desde hace casi dos décadas Naranjo Naranjo forma parte del grupo de voluntarios que trabajan en la Red Radio de Emergencia de Protección Civil (REMER), cuya labor fue ayer distinguida por la Delegación de Gobierno con motivo del Día Mundial del Radioaficionado.

La colaboración entre los radioaficionados españoles y Protección Civil se remonta a los años 60, si bien fue en 1982 cuando dicha relación cooperativa se consolidó gracias a la participación de cientos de personas con este tipo de interés. Fue así como nació la REMER. Y tan solo en Canarias la organización cuenta con cerca de un centenar de componentes de los que 63 se encuentran en la provincia de Las Palmas. De ellos, una veintena recogió ayer un diploma de manos de la delegada del Gobierno en Canarias, Mercedes Roldós, que también estuvo acompañada por el subdelegado en Las Palmas, Luis Miguel Molina, durante el acto en el que se quiso premiar el trabajo altruista de quienes “funcionan cuando todo lo demás falla”.

Entre los galardonados de esta edición estaba Naranjo, quien acudió a la sencilla ceremonia acompañado por su mujer, Ana García. Hace 18 años que él entró a formar parte de esta unidad que se estructura y actúa bajo el conocido como Plan Mercurio. Al igual que su afición, conoció la REMER por amigos que le llevaron a “descubrir” lo interesante que es la labor que este equipo desarrolla. Como sus compañeros, ha participado en numerosas actuaciones en las que su intervención ha contribuido a rescates o a evitar que haya más caos en situaciones difíciles como pueden ser catástrofes naturales.

No obstante, Antonio Naranjo recuerda de manera especial sus inicios, cuando la radioafición tenía cierta persecución y encima él era menor de edad. “Empecé en banda ciudadana porque entonces no había indicativos, y lo primero que hice fue aprender el código Q para poder hablar con personas extranjeras”. Esto le llevó a entablar comunicación en países de todo el mundo como Francia, Italia, México, o Estados Unidos; así como hacer infinidad de amigos repartidos por todos los continentes. La primera prueba no tardó mucho en llegarle.

Apenas había pasado un año cuando recibió el aviso de que un chico de la Isla necesitaba un medicamento que no se encontraba con facilidad y que carecía de existencia en el Archipiélago. De manera que se puso manos a la obra y logró contactar con alguien en Atenas, Grecia, que le ayudó a conseguirlo. “Lo mejor de toda esta historia es que durante la comunicación muchas personas estaban oyendo mi petición y todas terminaron mandando el medicamento y llegó aquí medio transporte cargado”.

Otra de las anécdotas que le vienen a la mente es la del español que fue rescatado tras caer en un puente de un país africano. “Me enteré de que no podían acceder a él y de que necesitaban para ello un avión que saliese desde Canarias, así que llamé a la policía y conseguimos que así fuese”, relató quien tiene por indicativo EA8BQZ. Y es que según aseguró, a él le “pasa siempre todo”, entre otras cosas porque siempre está pegado a “las siete u ocho” radios que tiene en su casa o, en su defecto, a la que lleva en el coche. Así que en más de una ocasión se ha visto colocándose el chaleco de Protección Civil para dirigir el tráfico hasta que llegan los efectivos cuando ha presenciado o le pilla cerca algún accidente de tráfico.

Este tipo de incidentes no son los únicos en los que colaboran los componentes del Remer. De hecho, su participación ha estado presente en elecciones municipales, regionales y nacionales; además de en eventos deportivos, simulacros del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) y la Armada; fiestas patronales como la de la Virgen del Pino, rescate de personas o temporales como el último que tuvo lugar en 2015, así como en la Tormenta tropical Delta de 2005. Otra de las situaciones que requirió de su presencia fue el conocido como Efecto 2000. “Fue cuando empezaron los rumores de que se iba a acabar el mundo y de que habría apagones. Todo rumores, pero nosotros teníamos miedo de que se produjesen falsas alarmas en discotecas o lugares donde se celebraban eventos, así que estuvimos trabajando hasta el mismo día 1 de enero de ese año”, rememoraron después del acto Miguel Cuarental Curbelo (Tango 023) y Sergio Ramírez Díaz (Tango 024), quienes entraron a formar parte de la organización hace tres décadas.

Convertidos en dos de los miembros más veteranos de REMER, su pasión por la radioafición se remonta a varios años más atrás de empezar a colaborar con la Red Radio de Emergencia. Cuartental, que era profesor en la Universidad Laboral, se inició por curiosidad y para poder comunicarse con personas de otros países. Tanto él como su compañero han sido testigos de numerosas situaciones adversas en cuya lucha ellos han tenido que contribuir. “Antes, el antiguo jefe de Protección Civil, Miguel Ángel Carballo, nos podía llamar a cualquier hora”, apuntó Ramírez Díaz. De manera que los dos han pasado muchas horas en la estación central que se encuentra en la sede de la Delegación del Gobierno desde donde ellos intervienen. De ahí que todavía se acuerden de aquel derbi de la Unión Deportiva Las Palmas y el Club Deportivo Tenerife que se suspendió por las inundaciones de la gota fría y ayudaron a evacuar a las personas; o de la vez que desde sus casas lograron que se desviase un avión para llevar hasta Sudamérica una medicina que necesitaban y que había aquí. Y es que la suya es una afición que traspasa ondas y barreras gracias a personas que, como ellos, velan por la ciudadanía de manera altruista al otro lado del altavoz.

Fuente: La Provincia – Diario de Las Palmas

Share Button

Díaz Cruz felicita a los cerca de 4.000 radioaficionados voluntarios que integran la REMER con motivo del Día Mundial del Radioaficionado

El director general de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, Juan Díaz Cruz, felicita a los cerca de 4.000 radioaficionados españoles que integran la Red Radio de Emergencias (REMER) y que colaboran de manera voluntaria con los servicios oficiales de Protección Civil.

Díaz Cruz ha querido aprovechar la celebración del Día Mundial del Radioaficionado para agradecerles, una vez más, su apoyo altruista y recordarles el importante papel que pueden desempeñar en algunas emergencias, tal y como les reconoce la nueva Ley del Sistema Nacional de Protección Civil.

El Día Mundial del Radioaficionado se celebra cada 18 de abril para conmemorar la creación de la Unión Internacional de Radioaficionados en 1925, en París.

Fuente: Dirección General de Protección Civil y Emergencias

Share Button

Puentes de comunicación que no caen

La era de la telefonía móvil no ha acabado con la radioafición, considerada como la primera red social que existió. Con el desarrollo de las comunicaciones actuales, en caso de emergencia existen alternativas para transmitir información en una catástrofe o una situación de necesidad en una población, pero la estructura de la REMER (Red Radio de Emergencia de Protección Civil) -creada en los años setenta del siglo pasado- sigue operativa por si fuera necesaria.

Imagínese que, por ejemplo, vientos huracanados destruyesen los repetidores de telefonía móvil que cubren una zona de la provincia. Ocurrió en el 2005 en un país tan desarrollado como Estados Unidos, cuando el huracán Katrina se llevó por delante las comunicaciones. Entonces el Ejército y los radioaficionados las sustituyeron, recuerda Óscar Marco, voluntario de REMER. Para transmitir las peticiones que la autoridad municipal o de la zona requiriese, estarían los radioaficionados que, voluntariamente, se han integrado en la Remer. En ella llevan colaborando José Ángel Casanova Orozco (indicativo EA1CI), durante treinta años, y Óscar Juan Marco Rey (EA1EHE), durante veinte, dos de los cinco voluntarios que recibieron un diploma por parte en la Subdelegación del Gobierno por su ayuda desinteresada.

Hoy no se recurre tanto a ellos pero ahí siguen. Antes su colaboración era más asidua. «Iba por la carretera y si veía un incendio llamaba por radio con mi equipo particular de radioaficionado a través de la frecuencia de protección civil y conectábamos con el Gobierno Civil», recuerda José Ángel Casanova, coordinador provincial de la Remer y presidente de la asociación Unión de Radioaficionados de Ourense (URO). En sus domicilios, los radioaficionados disponen de una estación de radio legalizada, autorizada por la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, pero también en sus coches o a pie. «Tenemos recursos para comunicar incluso si no hay energía eléctrica, con una batería y una antena de emergencia», dice José Ángel. La red de protección civil tiene sus propios repetidores en varios montes. Los mantienen y los reparan de forma altruista los radioaficionados con el material que les proporciona la Dirección General de Protección Civil.

En la provincia, buena parte de los miembros de la URO -que tiene ochenta socios- son voluntarios de REMER, que suma sesenta colaboradores. Los que participan en la red realizan ejercicios de comunicaciones para estar al día. Quien guía en una emergencia es la Subdelegación del Gobierno, a través de sus tres coordinadores provinciales, los de zona (hay ocho en la provincia) y sus corresponsales. Habitualmente, los voluntarios están conectados en sus bandas de radioaficionados, pero la Remer tiene unas frecuencias cercanas a ellas, donde hacen los ejercicios, además de verificar si funcionan bien los repetidores.

La vocación de comunicar por radio no se ha perdido. Algunos aficionados hacen competiciones -que consisten en lograr el mayor número de contactos con estaciones de todo el mundo- otros experimentan construyendo antenas o nuevos dispositivos electrónicos, desarrollando software de comunicaciones o simplemente charlan con gente. Los radioaficionados incorporan los últimos avances electrónicos, como la transmisión de voz digital, el envío de imágenes o la telemetría; en casos especiales enlazan sus equipos a Internet usándola como gran repetidor global.

Hace once años, la URO conectó con la Estación Espacial Internacional. Fue un hito, la primera conexión de ese tipo que se hizo en España. Niños ourensanos pudieron hablar unos minutos por radio con el astronauta español Pedro Duque. «Fue fantástico, con un ambiente especial», recuerda Casanova.

Licencia. Hay que superar un examen de normativa, manejo de equipos y radioelectricidad. Con la licencia se recibe un indicativo personal e intransferible.

Afición. En Ourense hay 240 radioaficionados, 60 integrados en la Remer.

El reto. Incorporar a las nuevas generaciones. La edad media es de 45 años.

Fuente: lavozdegalicia.es (24FEB16)

Share Button

Reconocimiento al trabajo de cinco vallisoletanos de la Red Radio de Emergencia

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias, del Ministerio del Interior, ha distinguido a cinco miembros de la REMER de Valladolid por su colaboración en situaciones de emergencia o catástrofe.

Desde 1982 los radioaficionados de Valladolid vienen colaborando con los servicios de Protección Civil y las Fuerzas de Seguridad en situaciones de emergencia, poniendo su afición y su tiempo a disposición de los profesionales de estos dos servicios y en última instancia, de las personas que se ven implicadas en alguna catástrofe.

Agrupados en la Red Radio de Emergencias, REMER, constituyen la última línea de contacto, el último hilo de comunicación cuando los servicios habituales fallan y aunque pueda pensarse, en la época de la alta tecnología, que eso es imposible, lo cierto es que su concurso sigue teniéndose en cuenta.

Las pequeñas estaciones de radio, personales, independientes y autónomas en su funcionamiento, pueden llegar a ser la última esperanza y así se reconoce por parte de los responsables de Protección Civil, con la inclusión de la Red en Planes de Emergencia, como el de la central nuclear de Santa María de Garoña.

Como parte de ese reconocimiento que la sociedad debe a los que trabajan de manera altruista y voluntaria por ella, la Subdelegación del Gobierno recibió en la mañana de este martes a los componentes de la REMER de Valladolid, integrada por 32 radioaficionados, entre ellos una mujer. El Subdelegado del Gobierno, Luis Antonio Gómez Iglesias, 47 Delta01, en la terminología de la Red, personificó en cinco de sus miembros el agradecimiento de la sociedad vallisoletana.

Los cinco condecorados, que en conjunto suman ciento cinco años de servicio, fueron: José Luis Juárez  Vargas, de Tordesillas, con 30 años de servicio en la Red;  Pedro L. Martínez  Antolínez, 25 años de servicio, de Arroyo de la Encomienda; José M. Hernández Arribas, de Medina del Campo, y José F. Fernández Gómez, de Valladolid, ambos con 20 años como radioaficionados y Fernando J. Rodríguez Aparicio, de Laguna de Duero y 10 años de servicio.

Fuente: tribunavalladolid.com (09FEB16)

Share Button

Bretón hace entrega de los diplomas por fidelidad y permanencia de forma altruista a seis miembros de REMER Rioja

El Delegado del Gobierno en La Rioja, Alberto Bretón, ha hecho entrega en la mañana del 29 de enero de los diplomas que expide la Dirección General de Protección Civil a aquellos colaboradores de la Red Radio de Emergencia que han permanecido continuadamente en la misma, mostrando así su fidelidad y compromiso, de un modo desinteresado.

Seis radioaficionados procedentes de Logroño, Villamediana de Iregua, Cárdenas y Lardero, han recibido el diploma que les acredita su colaboración altruista en esta Red, concretamente por su participación durante 25 años, 20 años y 4 años.

Bretón, tras la entrega de diplomas, ha ensalzado la labor que realizan estos voluntarios “como esencial en el protocolo de actuación de una situación de urgencia. La comunicación es la base de la cooperación y coordinación de los cuerpos y unidades que participan en situaciones imprevistas. El diploma del que hoy se os hace entrega”, ha proseguido Bretón, “es fruto de la profesionalidad y responsabilidad demostrada por cada uno de vosotros durante todos estos años. Por ello, mi más sincero agradecimiento por la labor y colaboración altruista demostrada”.

La Red de Radio de Emergencia es una organización de radioaficionados españoles que prestan su colaboración altruista a los servicios oficiales de Protección Civil para construir un sistema de radiocomunicación en base a recursos privados que facilite, cuando sea necesario, la actuación de los de naturaleza pública. En La Rioja cuenta con 72 colaboradores, quienes establecen enlaces-radio en condiciones adversas, y proporcionan en muchas ocasiones valiosas ayudas a los sistemas existentes de comunicaciones y, por consiguiente, a las autoridades encargadas de restablecer la normalidad de sus respectivos países. Los radioaficionados españoles vienen participando con la Protección Civil de España desde la década de los 60, prestando innumerables colaboraciones hasta nuestros días. Es en el año 1982, cuando se configura esta colaboración mediante la participación de varios cientos de radioaficionados, y es la que se conoce hoy en día como la Red Radio de Emergencia de Protección Civil – REMER -, en la que están integrados varios miles de radioaficionados colaboradores, encuadrados y estructurados permanentemente bajo un plan de actuación. La organización de la REMER ha permitido a los colaboradores de la Red y a los responsables de la Protección Civil coordinar esfuerzos ante situaciones de emergencia con resultados eficaces en las acciones que han tenido que afrontar a lo largo de estos años.

Fuente: 20minutos.es (29ENE16)

Share Button

Diez años de auxilio y ayuda a través de la Red Radio de Emergencia

El Subdelegado del Gobierno en Zamora, Jerónimo García Bermejo, entregó en la mañana del 20 de enero a un radioaficionado de Zamora el diploma con el que la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, del Gobierno de España, le agradece su pertenencia a la Red Radio de Emergencia (REMER) y le distingue por llevar 10 años de actuación continuada como colaborador de Protección Civil. Con ocasión de este acto, se analizó el trabajo de la Red y el funcionamiento de las transmisiones en las zonas más escarpadas de la provincia.

El distinguido es Carlos Eusebio Rodríguez del Palacio Rodríguez, con indicativo TANGO 404, que pertenece a la REMER desde hace 10 años, con la que viene colaborando durante este tiempo en varios ejercicios y en situaciones reales.

El Subdelegado del Gobierno le transmitió el agradecimiento del Gobierno de España, del Ministerio del Interior y de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias por su vinculación desinteresada a las tareas de auxilio y apoyo en caso de necesidad pública en situaciones de emergencia, y le animó a mantener esa colaboración a través de la Red Radio y a proseguir en tan altruista labor.

“Quiero dejar constancia de mi felicitación al distinguido por el tiempo, la dedicación y su entrega a los demás a través de una afición o un hobby que, de forma altruista, se pone a disposición de los ciudadanos para prestar ayuda y en su caso auxiliar o salvar vidas”, dijo el Subdelegado del Gobierno en Zamora.

Jerónimo García Bermejo recordó que la participación y colaboración constituyen el fundamento de la Red Radio de Emergencia de Protección Civil de España y de Zamora, integrada por el hoy distinguido y por otros muchos radioaficionados, siempre de modo voluntario y altruista.

“Después del tiempo transcurrido perteneciendo a la Red Radio de Emergencia, de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias de España, en nombre del Director General y a través de esta Subdelegación del Gobierno se le otorga este diploma, al que se ha hecho acreedor por su permanencia y constancia, al tiempo que le reitero la invitación a seguir con esta labor altruista y desinteresada al servicio del sistema español de Protección Civil en esta provincia”, concluyó el Subdelegado.

Una veintena de colaboradores

El acto de entrega del diploma se aprovechó para cambiar impresiones con el Subdelegado del Gobierno, al que asistieron otros radioaficionados, el coordinador provincial de la Red, Luis Vicente Pastor, y el responsable de la Unidad de Protección Civil de la Subdelegación, José Manuel Marqués. Se analizó el trabajo a realizar en los próximos meses, atendiendo a las necesidades técnicas que tiene planteada la Red en la provincia.

La Red Radio de Emergencia (REMER), que en Zamora cuenta con más de una veintena de voluntarios colaboradores, fue creada como complemento y apoyo en las comunicaciones por radio para situaciones de emergencia, para cooperar con los servicios profesionales de Protección Civil y con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, de quienes depende. Al tratarse de equipos personales, autónomos e independientes de las redes de suministro públicas, los radioaficionados pueden ser en ocasiones la única alternativa eficaz en las comunicaciones en caso de emergencia ante el eventual fallo de otros sistemas, como sucede en algunos casos en zonas de sierra alta.

Fuente: zamora34horas.com (20ENE16)

Share Button

El Ministro del Interior saluda a los radioaficionados de la REMER desde la Sala Nacional de Emergencias

 

20150916_EA4SPC_MinistroEl Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha saludado en la tarde del 16SEP15 a los radioaficionados de la Red Radio de Emergencia (REMER) a través de la estación de HF de la Sala Nacional de Emergencias ubicada en la sede de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, en Madrid.

 

 

Share Button